Tipo de piel

Tipo de piel

Una piel hidratada y sin imperfecciones

¿Tu piel es mixta, seca o grasa pero no sabes por dónde comenzar a buscar tu tratamiento específico?

Refinar por
Mostrar:
Ordenar por:

Hidratación para todo tipo de pieles

Sabemos que no es tarea fácil encontrar el tratamiento de limpieza y cuidado idóneo para nuestro tipo de piel. Esta búsqueda depende de las características  de hidratación que presenta cada persona y es fundamental que los productos elegidos se adapten a nuestras peculiaridades.

¿Cuál es mi tipo de piel?

Existen cuatro tipos de piel, aunque cada una de ellas puede presentar características genuinas que las diferencien del resto. Éstos son los tipos de pieles:

Normal: una piel sin imperfecciones, hidratada y sin exceso de sebo o sequeda.

Mixta: es la piel que se caracteriza por exceso de sebo e imperfecciones en la conocida zona T del rostro; frente, nariz y barbilla y el resto de superficie presenta sequeda.

Seca: una piel seca es aquella que presenta descamaciones y aparición de arrugas con facilidad. Es una piel deshidratada o que necesita una hidratación extra. Suele ser común en pieles maduras.

Grasa: una piel grasa se caracteriza porque presenta exceso de sebo en toda su superficie, con tendencia acneica e imperfecciones. Suele ser común en pieles jóvenes.

¿Cómo hidratar mi piel?

Todas las pieles necesitan hidratación. Es un error común creer que una piel grasa o mixta no necesita hidratación. En ocasiones este exceso de sebo se produce porque no aportamos la hidratación correcta a la piel y ésta produce grasa en exceso para contrarrestar la que no estamos añadiendo.

¿Quieres ver un ejemplo de rutina de noche? En este vídeo nuestra compañera Jessica os lo explica paso a paso: